A veces quiero llorar muy fuerte, quiero que alguien me escuche llorar, quiero que me escuchen llorar y me digan que todo estará bien, quiero que alguien me golpee la espalda y me diga que no es mi culpa. A veces, sólo quiero hacer un berrinche, a una persona o a mi destino, decirles: "Basta" "¿No has hecho ya bastante?" "Por favor, sólo ten piedad de mi".

Y así, encontraré nuevamente la paz

No hay comentarios: