Sin ficción, lo que desaparece

Me asusta mi vida, siempre quiero irme de ella, parece una ironía ver lo difícil que me resulta ahora expresarme, hablar, escribir, intentar transmitir algo, o simplemente saber qué quisiera transmitir; escucho como hablan de mi como si no estuviese presente, antes intentaba sonreír, ahora todo es débil, sonrisa débil, voluntad débil, observo a la gente beberse, fumarse, o comerse la vida y yo sigo ahí, débil. Creo que tengo miedo, mas miedo que nunca, a hacer frente a algo o todo y ser así testigo de cómo me desbaratan, No quiero ir mañana a ese lugar, solo quiero llorar todo el tiempo, ojalá pudiese creer en las intenciones de alguien, saber que un abrazo es un abrazo y que el apoyo es apoyo y nada más. 

Antes me movía siempre sacando fuerzas de no sé donde, con una voluntad desconocida, ¿para qué quiero ser alguien ahora? ¿para qué quiero ser?, resulta irónico mirarme a mi misma sin poder decir nada, es como si estuviese muerta, inerte, trato de hacerme reaccionar, me daño una y otra vez y solo sigo ahí, cada vez mas débil que el día anterior.

Quiero renunciar a todo, dormir para siempre.

Ya no soporto mas miradas de desprecio, más falta de fe, mas desvalorizaciones con mi nombre, todos se aceleran y yo no puedo, no puedo ser alguien, pero todos a mi alrededor solo quieren que lo sea, y yo solo continúo alejándome y alejándome de todos con lo poco que me queda de fuerza.

Yo solo quiero vivir sin sentirme de esta manera, nunca debí haber entrado a ese lugar, ya no queda nada de mi misma, ya no soporto estar ahí, ni aquí, ya no soporto nada. ¿cómo puedo detener todo?

No hay comentarios: