Marzo 21, Lunes.

Las cosas se acumulan aquí y allá, en mi mente, en mi cama, en mi vida, en mi agenda; en vibraciones en mi teléfono celular o por lo contrario en ausencia de estas. A veces sólo diferencio los días entre el estupor de unas pastillas y el siguiente, o el paso de las horas al ver la imagen de mi misma con un vaso con un poco de agua y 2, 3, 4 pastillas en mi mano izquierda dispuestas a pasar por mi garganta, vivo entre dosis y dosis, lo demás sólo es un extra, y no se por qué,  pero todo lo siento así.

Me cuestiono si así se sienten los adictos, cuando me vi obligada a dejar el medicamento pasé días muy difíciles, casi tanto como los primeros, y ahora que estaba "acostumbrada" busco volver al piloto. Me cuesta mucho, cuando tomo todo eso la vida se siente diferente pero se que diferente no es normal y eso me hace una persona enferma y no una persona sana, porque sino pensaria que el medicamento me ayuda a estar normal pero yo se que sólo me hace estar en un estado falso, que mi estado natural es desgarrarme por dentro. Y como lo suponía que pasaría cuando intentase dejarlo no soporto estar en T, odio el dulce, odio el amargo del café, odio el pan, odio comer, odio mi reflejo, mis uñas desaparecieron, mi cabello llueve a puños, grito,  lloro, y espero el momento en que alguien me insulte por escribir todo esto en un sitio como este.

¿Hace cuanto me volví un cascarón vacío?

No hay comentarios: