Era mi antigua casa, estaba en esa habitación extraña que solíamos llamar "espacio de la bermudas", de pronto todo se ponía muy oscuro, tan de prisa que a penas podia recoger la hojas del suelo, estaba el sofá reclinable, pero no era un sofá sino las luces de un auto apagado, y me di cuenta que soñaba, pensaba que debia recoger todo e irnos de ahí,  las personas conmigo acaban de desapacer, "si deseo que las luces estén prendidas se encenderán", pero sólo lo conseguí unos segundos, entonces un celular sonaba y vibró bajo lo que ya era un sofá, una pequeña luz iluminó suficiente para que pudiese buscar más hojas pero apenas pude hacerlo, intenté en vano encender su pantalla, me levanté en la habitación oscura y caminé a la puerta, se oía el televisor, era de noche, mi madre y mi padre veían algo y de pronto tras de mi en la habitación que había dejado oía unos ronquidos, yo miraba a mi madre y le preguntaba "¿quien está durmiendo ahí?" A lo que ella respondía "Eres tu", un escalofrío recorría todo mi cuerpo, "¿yo?", "si, tu estas durmiendo ahí", todo se tornaba en un tono lúgubre y de pronto sólo caminaba hacia ella y le decía "Mamá, ¿puedes despertarme?", ella contestaba que si aún viendo el televisor, "porfavor, despiértame"; entonces se acercaba a mi, ponía sus manos suavemente sobre mi pecho y mis ojos, luego desperté.

La sensación era la misma, todo era turbio, el miedo y temor seguían ahí, intentaba levantarme, daba unos pasos y me daba cuenta que seguía soñando, era mi vieja habitación, todo seguía oscuro, los escalofríos seguían ahí, intenté salir volando fuera de mi pero no pude, abrí la puerta, ellos seguían frente al televisor, mi padre volteaba a verme, me acercaba a mi madre de nuevo y me sentaba en el sillón que los separaba "Mamá, no desperté, sigo soñando", y ella me miraba de pronto y tuve miedo, todo se sentía cada vez más y mas pesado, "si" decía ella, "es que no te dije que tienes que pasar por un segundo estado", y todo fue muy deprisa después de eso, su frase incompleta, mi pensamiento de "¿Acaso deberé caer en un sueño dentro de un sueño para poder despertar?, pero todo se cortó, ella se lanzaba contra mi, tomaba mi cuello justo después de haber pronunciado la palabra "estado", un grito o intento de grito proveniente de una voz que intentaba ser mía, falta de aire y un sólo pensamiento "quizá debía morir".

Entonces desperté, en mi habitación real, en medio de la noche, aun con miedo de que fuese otro sueño y el grito resonando en mi mente.

Y ahora temo cerrar los ojos porque se que si lo hago sólo serán más pesadillas llenas de sensacione de angustia y pavor. Desearía poder decirle a alguien que siento miedo.

No hay comentarios: