Interludio: bitácora de otro día más.

Juego a no saber cuando inició un día y cuando terminó el otro, si es lunes, martes o fin de semana, si debo despertar, si puedo seguir durmiendo; a no saber si estoy durmiendo en mi cama, el medio sueño en la oficina, el cabeceo en la ruta de T, siempre en los autobuses y si son los autobuses siempre es la misma duda ¿voy o regreso? ¿estoy dentro o fuera de T? Si estoy dentro de T ¿voy al comedor? ¿voy a mi nave? ¿es la primera vez del día o la segunda? ¿qué hora es? ¿ qué día es? Es hora de despertar. Pretendo ignorar los sueños y las voces y canciones que siempre resuenan en mis micro siestas de todo el tiempo. Siempre estoy cansada, siempre tengo insomnio.

Lo que me gusta de T es que puedo dormir siempre (mentira nada me gusta), la ropa de hombre es amplia y cómoda, siempre he preferido los uniformes, no tengo que pensar que usar, cargar piedras no me da sueño, aprendí a dibujar planos en un programa de dibujo como es debido, de un modo u otro tuve que aprender a controlarme en no tomar agua y/o mentalizarme para vivir sin ir a un baño por 5 o 6 horas y a veces más (lo cual para alguien que iba/¿va? cada hora o dos es un reto personal, o un martirio), me gusta ir al comedor P y oír las charlas de la gente, siempre que voy sola (el 99.999% de las veces de mi solitaria existencia en T) me siento en mesas donde hay personas charlando y escucho sus conversaciones, he aprendido cosas raras y quizá inútiles o no, a veces me siento como encendiendo el televisor y viendo el primer canal que encuentre oyendo anécdotas al principio o a la mitad, a veces me es inevitable reír y otras me ponen a pensar, me gustan los tapones auditivos, me los dejo puestos al salir de mi nave y siento que el mundo no existe, y los breves momentos que debo caminar los varios metros o medio km hacia mi nave en las mañanas en silencio y sola, a veces canto y otras sólo no pienso en nada, desde que estoy en T tengo mucho tiempo para sentirme vacía. Supongo que siempre tuve razón sobre ese lugar sobre el vacío en las personas. Sigo jugando a que me queda algo pero sonrío sin nada dentro.

Me dicto todo el tiempo cosas en la cabeza pero estoy siempre muy cansada, es todo un círculo, estoy siempre muy cansada y no como porque siempre duermo y eso me cansa más y entonces la comida me da asco y eso me quita el hambre y la energía por no comer y sigo enferma porque no hay forma de reponerme, no tengo ánimos de hacer ejercicio porque apenas y tengo ánimos de salir a algún lugar, antes comer muchas cosas me animaba pero sinceramente ahora no, tampoco dormir o soñar, lo hago más por inercia, paso del insomnio a dormir 12 horas, ataques de tos, escupir sangre, fiebre, dolor de todo, estoy cansada de las pastillas, y fin, otro día termina, mañana viviré en más microsiestas.

Cambio y fuera.

No hay comentarios: