Cometa

S:

Viendo al pasado una y otra vez, vuelvo a los meses de paz y de caos, brincando unos con otros sin poder diferenciar cuantas veces todo ha cambiado para solo seguir igual.

Que no se distinguir si yo soy el bumerán o es el mundo el que me persigue y vuelve cual cruel asesino en busca de recordar.  Que al final aquí todo en mi sigue estático.

Y extraño escribir, a alguien o a ti. Extraño la paz que mis letras a ti o tus letras a mi me profesaban. Extraño el sabor de la espera atacando al olvido premeditado. Y querer hablar para abrir mis puertas y no hablar para levantar un muro.  Extraño la ausencia de prohibidos con tu nombre, que te colaras en mis sueños y escapasemos a un lugar de calma, extraño el azul en tus palabras. La nada y el todo de los días que solo pasaban, tu vida en el espejo y tras de el, ser personaje y lector. Ser actor y no ser nada.

Todo es blanco y negro, pero sigo oyendo las olas. Y cuento  siete aunque podrían haber sido más o menos. Y cuento siete y miro su rostro años atrás, el sabor de limón en mi paladar y los dobleses infinitos sin patrón para mi.

Cierro los ojos y la noche sigue ahí, el mar, la luna, la oscuridad y la no soledad de un silencio compartido; en una esquina del mundo, en algún lugar remoto, ahí tal vez el puente fantasma nunca vaya a desvanecerse.

Mientras no me olvides no me voy.

No hay comentarios: