Alas de mariposa.

Tal vez solo soy ese tipo de personas que no está acostumbrada a sentir calor y que siempre siente que el mundo torno a si trata de decirle algo que no entiende, y que cree que si las fotos de la pared se despegan deben significar algo de fondo porque todo debe significar algo de fondo, como esa moneda que sin saber cómo ni cuando terminó pegada contra el suelo y aquel capitán que me mira de reojo cada vez que volteo hacia ninguna parte.

Entonces viene lo siguiente como una cascada, el mundo solo continua cayendo, rodando hacia abajo de la montaña aunque en realidad pretenda volar hacia ella y se siente extraño estar aquí, inclinada delante de una pantalla tecleando lo primero que me venga a la cabeza. He pensado mucho en ellas, y si que es raro decirlo porque no hay muchas ellas en mi vida ni ellos, ni esos, pero he pensado en ellas, en mi psicóloga a la que una madrugada desperté con mensajes kilométricos por whatsapp diciendo una y otra vez que ya no podía seguir con nada, y ella tan linda como siempre me ha dicho que no le importaba que fueran las 3 de la mañana y que si gustaba viese este u otro video (como le gusta que vea videos), también he pensado en Bety (Ya se que nunca te dije así pero es mas fácil que inventar un nombre). B.A o bueno la llamare Bea, quizá he pensado en Bea porque pronto será su cumpleaños y extraño mis charlas con ella porque siempre creí que ella era como energía y parte de ese mundo bueno que aveces parecía tan borroso, y porque quisiera decirle del posible viaje, y porque extraño las cartas, la espera de ellas y los largos meses escribiendo, y también extraño por eso a N.A. Me gustaba cuando podía escribirle mis días, cuando lo veía así incluso mis días no parecían tan malos, esos meses no fueron tan malos, y cuando aparecía algo de su mundo era como leer la historia de alguien que sabes que existe mientras de dos espacios aislados se pretende crear un laberinto.

Ahora, todos están atorados en su futuro próximo, se supone que también yo. La verdad el tiene razón, quiero irme y perderme de todo y saber quien puedo ser y que soy si no tengo que ser nadie. Lo que necesito es desprenderme de nuevo de todo, porque ya he aceptado el hecho de que si sigo solo así terminaré en una fosa, o una estación de esta linea de producción gigante que es la vida cumpliendo el mismo rol día tras día cientos de veces.

Así que esta vez contra mi voluntad pretendo a obligarme a escribir lo que sea que dance en mi porque ella diría que no es sano guardarme tantas cosas amargas en mi interior.



Nota: Cuando las fotos caen al amanecer, suenan como alas de mariposa danzando sobre mi

No hay comentarios: