Madrugada

Antes solía molestarme la luz, pero creo que ahora tampoco la veo; ni escucho ya aquel zumbar de los cables de luz, la noche ha vuelto a ser sepulcral. Tanto tiempo gastado hablando de quien fui olvidando quien soy porque nunca lo se, se que aveces sonrío más a aquellos que me conocen poco y ataco más a quienes mejor me conocen. Tengo que recordarme no bajar la mirada siempre que alguien dice Hola.

También se que he evitado darle una respuesta tras cada semana que llega, no se si debo ser sincera, no se quien de las personas que puedo sería la parte sincera de mi. En el mundo es una debilidad no poder mantenerse callado o mantenerse callado, o hablar de algo o de otro, me digo que debo ser una persona de cierta forma, pensar de cierta forma, actuar, todo definido, incluso aquí y ahora o allá o en donde sea.

A veces fantaseo con estar sola pronto para lastimarme, a veces cuando no puedo lastimarme imagino que me hiero en mi cabeza, eso me calma de mentira. Y que es castigo ser quien soy, que hay un modo correcto de sentirse mal.

Desearía un sitio donde pudiera caer, gritar, llorar hasta que no quedase más, un sitio donde eso fuera correcto.

No hay comentarios: