Canciones que se desvanecen al doblar las esquinas por la ciudad

Que la navaja volvió a sonreírme,  que volví a hacerle caso a los paredes, que el miedo solo es una sombra de aquello que está llegando y que quiero alejarme y que quiero quedarme y que quiero que te quedes, aquí y sin el odio o la sinvergüenza, que yo busco el amor y no la guerra, que mi ataud es de lienzos y no de jaulas y que mi indiscreción es solo un reflejo del dolor y la lejanía.

Que ayer mientras soñaba conocí su rostro, supe que no debía mirarle pero reconocí su nombre, y ahora, tal como temía aquella mirada no logra irse, ni tampoco su cabellera irradiando furia y desaliento o esos ojos mitad nada mitad tristeza, que al verle esas palabras han rebotado de nuevo desde el pasado de la noche de locura, que de la nada el muro creció en mi y dejé de crearlo afuera, que era cierto que de dos mundos yo habito solo un tercero, y que si fuesen universos ya no hay agujeros de gusano uniendo. Que creé un universo y te dejé en la tierra, que su tierra de ambos es más fértil que este agujero negro atrayendo todo tras la explosión de mi estrella.

Que las heridas solía hacerlas en simetría y respirar tras la puerta de madera, tres veces exactas y un giro de manija, la misma secuencia cada noche y comparar las heridas para recordar que si, que aún es posible hacerse daño, que si, que un dolor no cambia el otro. Y que los gritos se vuelven risas de dolor, que cuando caigo olvido cómo llorar, que no se suplicar que no me dejen, que no se dejar nada,  que no se renunciar, que necesito comerme al mundo y seguir sintiendo su vacío, que no soy capaz de pertenecerle a nadie, que odio la idea de pertenecerle a alguien.

Que el mundo se está cayendo a pedazos, que todo ya terminó.



Que no quiero que termine, que ya estoy cansada de tantas palabras de odio de alguien quien quiero y debía ser un mundo y que no soporto saber que soy basura, y que si dice que soy basura es un destino inevitable, que asesino todo lo que toco incluso lo más puro, que nada puede perdurar cerca de mi,  que soy dañina, venenosa, estoy podrida.

Que de nuevo tengo ganas de morir porque nunca he dejado de estar muerta.

No hay comentarios: