Sofocamiento

¿Qué hay que hacer cuando las voluntades ajenas y añejas se vuelven ahora un mosaico de la tuya, un sin-estructura?.


Así "debe".
Así "suele".


   Decir "no" a todos los "si" y morir, morir. Cuánto error vivir así, corriendo hasta decir basta, pero el basta es mas rápido que un pestañeo doble. Todo va a volver a empezar ¿Y qué sucedió? ¿quién vivió? ¿Cuánto tiempo gasté esperando a sucederme solo para darme cuenta que era verdad aquel miedo con título "será demasiado tarde"?, es ya demasiado tarde, pronto pasaré a ser otro de esos seres noctámbulos ¿y qué haré yo? ¿Cómo podré soportar tanto tiempo viviendo bajo una oscuridad perpetua? si cuando el sol se oculta mis demonios hacen fiestas privadas de voces cascada. Serán mas párpados caídos, mas ojos cerrados; muchos seres logrando lo que no veo al menos que cierre mis ojos.

Yo solo vivo ahora, mi año inicia cuando termina y termina cuando inicia, es el "ahora" la única parte de tiempo en la que soy capaz de respirar, de vivir y morir en mi (Pero mi ahora tiene fecha de caducidad). Ahora, como es costumbre desde hace dos años cuando me fundí, solo temo, como un ganado que camina al matadero con paso trémulo. No logro recordar que era lo que antes veía, por qué no temía, por qué anhelaba, no logro recordar un sentimiento distinto a éste: todo volverá y yo me encerraré de nuevo hasta el próximo año (si es que aun estoy viva), risas, no me imagino sobreviviendo, ansiedad histérica, ¿sobreviviré?.

Debería haber una cosa, al menos una que me hiciera querer existir los siete días de la semana durante los meses de cada año, pero yo no soy ese "algo", en mi no está ese "algo", no buscar ni ser buscada, escribir o ser escrita. Debería haber algo, y quizá si lograse haber algo en mi que quisiera existir, si hubiera algo en mi mas allá de lo programado, si hubiera conclusión en las palabras dispersas, quizá esta aparente levedad que me llena de pesadez se convirtiese en una pesada liviandad.

Dile adiós al pavimento, a tus tenis, al aire en tu rostro, a las respiraciones cortas, adiós a tu muerte y resurrección de aire en el parque de las mariposas blancas.

Dile adiós a los sueños en la mañana, despídete de una vez de aquellos fantasmas empastados, borra la lista, vale mas pensar que no crece porque no existe a que no crece porque no existen.


Hasta pronto pequeña "yo", esperemos que la próxima vez que todo termine y tu inicies de nuevo hayas podido al fin matar a tu ego. 


Esperemos que inicies de nuevo.

No hay comentarios: