A quien corresponda

CABEZA BORRADOR

   Como debe de ser supuesto, todo sigue igual. Tan igual que sigo sin poder ignorar la secuencia de los días y sigo teniendo esa insoportable sensación de un corazón que chilla de forma tortuosa tras haber sido clavado por unas tenazas; aun después de tanto, ese sonido no deja de irse de mi mente.

   Todo este tiempo se sigue resumiendo una y otra vez a la misma palabra: Aion, e imagino la doble jaula, las alas mecánicas y a veces ese mundo lleno de carbón y vapor. Hay cosas que no se desenquistan de mi, soy un ser astillado, ouroboros no me deja sola mientras la marca de Caín sigue hirviendo en mi frente.

    Y sigo sin poder sopesar el paso del tiempo, corra veloz o lentamente, pero todo es una escusa, no es mentira que imagino mi cráneo como pisapapeles, tan inservible y leve, no dejo de pensar en esa frase, una sencilla cabeza como borrador. La mentira es que esta es la escusa para decir que sigo queriendo empujar cartas al vacío esperando que el hilo que una al mundo haga volar brisa con tintes como estos, si empujo y jalo mi muñeca ¿será sentido?, o está roto, o está enganchado, en miles de cuellos humanos mas, en otros tantos mundos que sentirán algo incómodo en ellos mientras yo retuerzo mi muñeca esperando enviar señas morse que repitan muss es sein.

   Tal vez estoy mintiendo.

   Tal vez tras el desvanecimiento en pedazos, algo de esto continúe.



   Las cosas están cambiando rápido Pajarillo. Escribí todo aquello un 1 de abril sentada en algún extremo del suelo de un salón oscuro y pseudo vacío. Todo terminaba así: "Aun es un 1 de abril, feliz no cumpleaños", pero sigo prefiriendo enviar mensajes al pasado.