Exumación

Cuando llueve siempre recuerdo a las nubes llorando. Creo que cuando uno se sobrepasa por completo (llegar a un límite de estado cuerdo y atravezarse) solo queda un momento cero y aunque nada se mueva tampoco ya nada está estable y cualquier pequeña alteración a la estructura creada hará que todo termine derrumbándose, eso me dice la lluvia como agujero de gusano en el tiempo, la lluvia y la luna como hilo rojo del destino con mi yo ideal en algún pedazo temporal de mi historia.

En lo alto de un edificio escucho el rumor del mundo, y pensar que yo realmente quice saber la reapuesta, el cómo poder estar parada en la cima de aquel fondo alto al menos unos segundos.

Ya no se si pensar si ese sitio es cálido y este demasiado frío, o si estar cubierta con aquel hielo de silencio es menos dañino que caminar sobre las llamas. No hay medias tintas, hasta cierto punto nunca me lo he permitido.

No hay nada mas que entender, ya todo me lo he dicho. Y cuando escuche al grito venir desde mis profundidades debo recordar que es mejor huir a quedarme conmigo.

No hay comentarios: