Botella al mar

A la fecha de hoy, en un día cualquiera, de cierto año


Si quieres venir y observar que hay en mi aun de ti sabrás que lo que queda es este devanado.



Con cariño te envío sonrisa este mensaje a distancia del tiempo:

   Figúrate tu que un día simplemente notas que tu vida ha decidido extinguirse, y pasas largo tiempo pensando en ello, en cómo seguir moviéndote hacia adelante; te empeñas en ponerte líneas de trazo en el mapa y esperas que al llegar a aquella línea ya hayas inventado una o dos mas en el camino porque sino tendrás que detenerte y observar, y observar es lo único que esperas nunca tengas tiempo de hacer. Entonces, después de un tiempo y un día no esperado resulta que nada está del todo muerto, ni tu mismo. ¿No es entonces cuándo todo cambia? Lamento decir que si, si eras un romántico terminas siendo un soñador, si antes defendías la imposibilidad ahora crees de un modo vehemente en que todo es posible, en pocas palabras: Quiebre.

Desde tu centro te arrebatas porque pierdes el suelo y es entonces cuando pasa lo peor: ahora caminas con una meta alta y gigante, no mas pequeñas líneas en el camino ¡No!, ahora hay una alta que te mira y no deja de observarte. Debería suponer que las cosas en ese tiempo irían mejor, pero es entonces cuando dejo a un lado el "ponte en mis zapatos" y me los decido poner yo de nuevo para explicar lo mas claro que pueda este descenso irrevocable de un estadio de infierno personal a otro mucho mas profundo.

En ese lapsus no tardé mucho en darme cuenta que no se soñar, que si no me muevo basándome en aquella teoría de: "Ser romántico es creer con todo tu ser la imposibilidad de tus deseos" no se a dónde ir. Podría sonar a una escusa muy vil, lo sé, ciertamente yo no logro aun hallar un motivo, ¿Pero hubo un cambio verdaderamente drástico no?, como transformar las letras a recetas diarias. Aun paso largo rato buscando un pretexto, quizá fuera el choque invencible de aquel no tú en mi si yo, o todo lo demás. Lo que sucedió fue no saber como actuar ante el hecho de seguir en una vida extinta pero con esperanza.

¿Ya puedes imaginar lo que pasó?, imagina que pasas todo un ciclo enorme, un muñón de tiempo donde cada movimiento que realizabas era en pos de lo que podría suceder; te olvidas de ti, llegas sin piel y con un motor fallido, la meta está ahí y entonces se esfuma, para tu desgracia pasaste tanto tiempo mirando aquel letrero inmenso al que seguías que no te preocupaste en poner marcas imaginarias en el suelo distante que querer alcanzar. 

El error es muy claro, moverse por causas ajenas a uno que en su momento se considera como causa de uno, pero no lo es.

Pero hay algo violento en todo y debo decirlo ahora, después de todo este tiempo cuando al fin carece de entendimiento comunicativo, sería mas correcto decir entonces: me resumo a informarte; pero aquello no es noticia. Verás, después de pasar tanto tiempo pensándolo he llegado a la conclusión que todo cabe en la palabra "Pasión", no te confundas, no era pasión de mi hacia afuera, siempre fue como observar una llama ardiendo, porque incluso eras capaz de odiarte a ti o a tu causa con una pasión que siempre he de tachar de extraordinaria, como un fuego auto-consumiéndose y de vez en cuando saliéndose un poco de control para incendiar a su alrededor, pero si aquella llama fuese un vacío sería correcto llamar "vértigo" a lo que me sucedía al mirar sus límites humeantes. Por eso siempre me entristecía mirarte en estado de un pequeño fuego de cigarrillo.

Ahora ante mi se abre un ligero abismo, de esos que cualquiera puede saltar sin problemas pero que parece que gozo tanto de mirar mientras me cuestiono si por ahí se llegará a otro mundo, cuestiones, todo son cuestiones. Perdona la brusquedad de estos últimos renglones, pero si me lo preguntas y me permites el atrevimiento diré que aun no sé cómo terminar una carta.




Quien en su mente escribe sobre este papel imaginario.




4 comentarios:

H. dijo...

¿Y la idea de una carta, un mensaje, a la deriva en el mar no es romántica?
Algo me hace pensar y sentir que algo va bien en tu vida. No importa si es un gran salto o uno pequeño; una magnífica decisión o una bastante absurda. Todo irá bien, contra la corriente.

Si algo he aprendido, es que no tiene mucho caso gastarse la vida preguntándose por el sentido de ésta. Vive y ya está. No mires cómo se extingue la llama: echa leña, alimenta el fuego y sigue adelante.
Saltar, tropezar, avanzar, detenerse cuando sea prudente... quizá esa es la receta.
¿Qué más da si no sabes soñar? Sé tan romántica como te parezca mejor. Finalmente, es lo que te impulsará a seguir.

Si tienes la oportunidad de expandir las alas, de tejer sueños en base a ideas o de permitir que el pájaro azul cante; ¿por qué no?
Sé que puedes incluso si mi comentario suena muy optimista o si lo que digo no tiene sentido: algún día te darás cuenta de todo lo que eres capaz de hacer.

スウ dijo...

Es bastante triste Rikku, porque tu comentario dice exactamente lo opuesto a todo lo que se me ha venido encima, y escribo y leo y veo que tienes razón en pensarlo así pero ese es falso reflejo de lo que me sucede, realmente es como llevar una bomba dentro de la cual me deshicieron tardíamente.

Envío cartas al mar porque ya no hay marea, escribo sobre el pájaro azul al cual he encerrado para siempre. Parece que solo se hablar sobre las cosas cuando estas perecen.

Mis decisiones desde hace mucho son como ir de un absurdo a otro. Sin solución, cada fragmento de mi vida es un enredo, pero un horrible enredo separado que no se basta de solución única.


La "yo" que debía haber leído aquellas palabras tuyas está muy lejos.

Miriam/Miku dijo...

"Una vida extinta pero con esperanza".
En esa ambigüedad es donde yo veo mi propia confusión. A veces sabes que un "debo seguir" es lo único que está moviéndote; "debo seguir porque hay esperanza, porque hay un futuro". Pero dentro de uno mismo viene el "No quiero, no vale la pena".

Gracias Daniela por ayudarme a encontrar las palabras para explicarme a mi misma lo que hay en mi mundo.

Me gusto mucho que volvieras :)

H. dijo...

Justo hoy pensaba en ti por lo que decidí darme una vuelta ¿y sabes? me entristece mucho leer que me adelanté a los hechos y que el pensamiento que tuve durante días "vaya, la vida de Suu va bastante bien." también fue erróneo.
Pero, ¿por qué? ¿qué es lo que te frena? Ahora pienso que deberías escribir tantas cartas como te sea posible y echarlas todas al mar... Algunas flotarán y encontrarán a otro romántico soñador.
Si no, por ahora haz de tus cuadernos y de tu blog un mar lleno de botellas y cartas.

Sé que este vacío existencial se debe mucho en parte a las vacaciones (a mí me pasa lo mismo) y sé que tendrás días buenos y malos.
Quizá así somos "nosotros", unos absurdos que se abren paso entre otros absurdos abismales.
Quisiera llenarte de optimismo pero hoy no es uno de esos días (lo siento), sin embargo, puedo decirte que tendrás un momento.para ti y para encontrarte... Quién sabe, tal vez sea momento de tomar decisiones o aguantarse y poner la mejor cara posible.

Finalmente (y espero que te sirva), yo también escribí muchas cartas a modo de terapia, cuando me necesito, subo a la azotea al atardecer y me quedo tumbada hasta que llega la noche... Muchas veces la luna y las estrellas tienen muchas respuestas y, escribe todo lo que piensas, lo que odias, lo que te gustaría (algo como pros y contras de la vida) y entierra esa carta en un parque, una maceta... La idea es que la plantes junto a semillas de algo para que ese algo vaya naciendo y creciendo junto a la carta.
(Fue una tarea para Filosofía y me sirvió mucho así que espero haga lo propio contigo).
Cuídate mucho, perdón por tanto bla bla bla.