Preludio sin "ludi" = obsoleto.

   Era viernes, a estas alturas no tengo idea de que día de la semana era pero sin duda era viernes, y aunque no lloviese aquella mañana las nubes brumosas y cargadas amenazaban con desbordarse al mas ligero soplo, no recuerdo cuánto tiempo las miré porque justo ese temprano día lleno de sombra se hizo tarde.

Quizá siempre se me ha dado bien el mirar hacia abajo para luego ver hacia arriba y toparme de frente. Pero pienso que es mas como escuchar a gente cantar tus mañanitas y no saber qué hacer, qué ver, cómo comportarte. Nunca he sabido cómo comportarme cuando me ven llegar, cuando veo llegar, cuando llega.

Ahora Karenin ha entrado (cambio dramático y temporal de esta narración de los sucesos a mi modo). Creo que debo dejar de voltear a la puerta cada vez que por el rabillo del ojo veo a alguien que abre o cierra, si estoy sola estoy sola y si no lo estoy no lo estoy. Pero entiendo la entrada de K a este sitio como un murmullo succiona cerebro de ideas concebidas.

Tampoco puedo evitar mirar el mechón azul aguamarina que sale de su cabello o la ausencia de 20 cm de cabellera.

El rabillo del ojo traiciona. Si hablo así de horrible mejor que me pongan un bozal. Lo mismo sola que sola. ¿Para que sirven esas historias empastadas si no para compañía?.


No hay comentarios: