Libre albedrío

Suponiendo que mi destino no está escrito, ¿Qué significa ser libre? ¿En que punto mi libertad choca con la libertad de alguien más?, y es en esta última pregunta dónde las cadenas se cuelan sobre mi cuello y mis extremidades dejándome sin aliento.  

Llevo años pensándolo, poco a poco lo he dejado ir pero así cómo aquel conocimiento se volvió el comandante de mi designio, del mismo modo las cuestiones acerca de la libertad no han dejado de perseguirme por más que finja que las dejo a un lado. Es la búsqueda de esa respuesta la que radica en mi núcleo. 

Libertinaje es el nombre que recibe en un libro la supuesta "libertad" que pasa sobre los otros, pero ¿Cuál es la frontera?.

Como un cascarón, yo no puedo tocarlos. Mi supuesta libertad me sentencia a un mundo de sombras. 

Desde el momento en que me pregunto mis límites estoy atándome. No existe en mi tal cosa como un libre albedrío porque estoy programada. No se vivir sin normas, jamás soñé con vuelos nocturnos, no nací liberada,  no nací sabiendo lo que eso significaba, aprendí aquello como todo conocimiento en mi vida, y como cualquier conocimiento que he aprendido traté de hallar un sentido lógico, porque sin una lógica yo no puedo recordar nada. La lógica es: libertad es todo lo que no tuviste. Dicen que si tu crees que eres libre es por que no has caminado lo suficiente como para toparte con el muro y en un momento de mi vida yo simplemente choqué de bruces con dos cosas: la existencia de libertad y por consiguiente "el muro".

"(...) esto es como una jaula, puedo ver el exterior pero no puedo tocarlo (...) y acariciando los barrotes pienso que ni los pájaros son libres, todos somos presos: de las jaulas y del tiempo".


Para ser "libre" uno debe ser consciente de qué es lo que desea, yo no lo sé. Toda mi vida he hecho lo que esperaban de mi, si ordenan yo actúo, si esperan yo actúo, si sus expectativas crean un muro yo lo brinco, lo quiera o no, solo actúo, siempre actúo, actúo tanto que ya no se que es lo que yo haría si tuviese el tiempo suficiente para ignorarlos y pensar por mi. Escribir, escribir sobre mi para no olvidarme, para armar el rompecabezas de mi misma pero incluso las letras son falsas, betadas, sin pasión. 

Yo ni si quiera estoy segura de si el querer ser libre es algo que nació de mi o es solo un deseo bien implantado en mi mente. Tampoco sé si realmente quiero ser libre y ese último renglón negándolo no es mas que el verdadero pensamiento implantado. Acepto ambas teorías como posibilidades coherentes de la realidad.

¿Cómo vive una persona cuando su ser sale del supuesto que puede ser en todo dos cosas opuestas?.

No sé quien soy, puedo decirte quién soy pero no lo sé. La única verdad sobre mi es que no tengo idea de quien soy en realidad. 

Pero, puedo describirme, crear una imagen aproximada de lo que la mayor parte del tiempo la gente cree ver de mi, puedo describir mis estallidos, la tregua temporal a mis demonios, pero no se aproximarán a la verdad, porque dentro de mi hay un mundo, un mundo que no conozco, un mundo que desde niña me programaron para no ver.

Felicidades papá, fui tu mayor experimento y ni si quiera lo notas. Soy todo lo que trataste de programarme desde mi infancia, puedo oír las frases "camina talón punta" con el pie hacia el frente, puedo caminar más rápido que cualquiera con normalidad, puedo aplicar la fotolectura como arma para aprender, pienso todo el tiempo en el equilibrio del cuerpo, el yoga y la espalda recta, las meditaciones y la respiración inversa, me es imposible ver atractivo en esos cuerpos deformados que a todos les parecen tan perfectos, tampoco creo en la gente, creo en toda esa expansión mental, música clásica, libros, el orden,  PNL, las enseñanzas de Don Juan y los viajes astrales, todo está en mi cabeza, no juzgo ninguna creencia, no creo imposible lo que otros ven imposible, aceptar que la mente puede ver patrones conocidos en lo aparente desconocido es algo que enseña la visión de estereogramas, es algo que tuve que aceptar de muy niña para creer que podría lograr verlos, ver en tercera dimensión dónde hay figuras con puntos, rayas e imágenes sin sentido, ver mas allá de lo que ves, creo todo y no creo nada como conmigo, eso sucedió, porque bien todo podría ser verdad o podría ser mentira. El mayor experimento y un fracaso, me quitaron el alma, anularon mi máquina de sueños, me cerraron el paso y dejaron solo el caos. 

Tantas armas para la vida destruyeron mi sentido para la misma.

¿Libertad? dime que se supone que debe querer mi libertad y lo aceptaré, lo quiera o no, lo aceptaré.


Si ven un poco más allá quizá hallen el corazón que sale. Era un estereograma muy parecido a este el que yo miraba cada día media hora en mi infancia hasta que un día simplemente lo vi.




Olvidaste programarme el cómo ser feliz.

No hay comentarios: