Tiempo de: Desprenderse.

   Hubo una vez en que llegué a pensar que jamás les fallaría, llegué incluso a jurarme a mi misma que ellos siempre estarían antes que cualquier otra cosa, que todo lo demás debería caer a un segundo plano cuando se tratara de escoger entre ellos y el mundo, porque ellos eran mis "hermanos", porque con ellos crecí y los vi crecer, nos decíamos "somos como los rugrats, rugrats crecidos", y ellos me hacían reír cuando nada mas lo hacía, y por ellos dejaba mi noche y a mi "actualidad", con ellos hablaba sobre romper barreras y subir a fines del mundo, mirábamos las estrellas en las noches, oíamos música tirados en la cama de ella, conocimos juntos el anime y fuimos juntos a nuestra primera convención, nadábamos las mañanas de los sábados, estuve con ellos aquel 20 de noviembre, el día del ahogado gritando "sáquenme de aquí" al volver a la vida, y recorríamos las calles, nuestra mascota era Kelly y cuando murió Daichi su hijo cubrió su lugar. De niños quizá todos terminamos por obligación, eramos estrellas distantes que colisionaron por culpa de las circunstancias. 

¿Qué sucedió entonces?: Big Bang.

No dejaron de importarme cuando uno de los "él" empezó a robar, ni si quiera cuando en cierta forma nos fracturamos, o me fracturé, yo era la fractura, y así sentía todo "fracturado", recordaba los días en que pasábamos la tarde jugando juegos de mesa o videojuegos o simplemente oyéndolos decir "nada" y pintando mis días de color. Recuerdo entonces cuando íbamos al parque del mundo redondo al que una vez subí y uno de ellos me ayudó a bajar pisando África y luego apoyándome más allá. O cómo todos caímos al menos una vez de su patineta. 

Y los boys scout enterrando su cápsula del tiempo mientras mirábamos por los tubos, y mas cielo, más estrellas, mas noche.

También recuerdo la música, y oigo "In the end" sonando por todas partes, la voz macabra aquella tarde en su garage y el sueño mutuo del teatro y la chica rubia que muere con uno de los él.

Con el tiempo llegaron más, y "uno" se fue, con el tiempo se anexaron otros, pero los otros eran aparte y parte, con el tiempo le tomé cariño a los otros también; con ellos el tiempo no pasaba, con ellos el tiempo se detenía, no hablábamos nunca sobre nada, pero esa nada no cabía en el "todo" de siempre, de "sus" siempre. Ellos decían entonces "solo con ustedes hablo de este tipo de cosas, los demás no lo entienden", pero ¿hablamos acaso de algo? ¿hablo acaso yo de algo?: 


  • Fractura.
  • Fracturados.
  • Fracturada.

Entonces pasó, me fui de aquel lugar, siempre temí que alguno se fuera porque se iría para siempre y la que se fue para siempre fui yo, entonces, no los vi, entonces aunque el tiempo no pasara antes y nos reuniéramos una o dos veces al año ahora no logro recordar cuando fue la última vez, ahora decido traicionarme, a mi "yo" que se juró nunca hacerlos a un lado. Ahora los dejo a parte, a ellos, mis "hermanos", con quienes cambié y a quienes vi cambiar desde que teníamos 3 años. Lo siento, es una fractura. 

Con el tiempo "dos" personas se fueron: yo soy una de ellas.



2 comentarios:

Miza Bittersweet dijo...

"...entonces aunque el tiempo no pasara antes y nos reuniéramos una o dos veces al año ahora no logro recordar cuando fue la última vez,..."- Certero.

Basura dijo...

Me gustaban las promesas que hacías con tus "amigos" de primaria y secundaria... También de prepa, a veces. "Siempre seremos amigos, nos vamos a ver, bla bla bla". No sé, me gustaba escucharlos aunque sabía que era mentira todo lo que se decían. Por mi parte, nunca fui tan apegada con las personas e incluso hoy en día, detesto encontrarme con personas del pasado.
(Y ruego por no hacerlo en un futuro).

En realidad, me gusta más estar alejada de ellos... Ya convivimos muchos años y no los soportaba o sí los soporté y hubo buenos momentos pero hay algo en mi cabeza que me hace pensar que ahora no vale la pena mantener el contacto.
Sin embargo... A veces me llega la nostalgia de las buenas amistades que pude conservar y también pienso que si realmente valían la pena, seguirían aquí...