Clam

   Se que todos estos momentos no son mas que memorias prestadas. Se que de un lado o de otro terminarán, yo haré que terminen y estas dos mitades de mentiras se volverán entonces una verdad irrevocable y una mentira mata mundos. Por eso mi tiempo ahora y cada memoria que guarde no es más que un préstamo de una verdad huidiza.

Me pregunto entonces ¿Cuál es la  verdad y cuál la mentira? y si las promesas al igual que las memorias nacen con su fecha de caducidad escrita en el paladar de quien la crea o en la frente de quien van a parar. Quizá hay en mi un Dr Jenkyll y un Mr Hyde, y aquello "podrido" luce como lo más hermoso, no es solo cuestión de valores si no de lo que realmente hay dentro: una tormenta, una lucha constante que no cesa nunca.

Es como ser lúcido, demente, romántico, a veces caer a soñador pero siempre terminar en lo distópico de ser solo romántico. A veces tampoco se que desear, si la tranquilidad o la miseria. Si huir o quedarme en este mismo rincón del mundo, si hablar en voz alta o seguir enviando cartas en una botella a la orilla del mundo y a contramarea.


Quiero hacer un bote con reminiscencias, subirme a el y viajar tan lejos que nadie sepa mi nombre; así me hilaré un nombre nuevo, uno creado a base de abrazar los pedazos de mi alma con fuerza errante.

Se que todos los momentos que paso, son solo falsos, que caducarán y como después de una gran lluvia no habrá nada. A veces en el fondo espero que así lo sean, porque en el fondo, en mi "fondo" hay más desolación que fé. Quiero huirle al es muss sein, dejar de pensar en la espera o no espera, en mantenerme o empezar a desembarcar. Dejar a un lado a mis demonios y por un solo momento desvanecerme a la orilla del mar, volverme agua y ser arrastrada por una ola.

Quiero dejar de pensar y empezar a sentir. Quizá la gente ahora piensa demasiado y siente tan poco, por eso ya no son capaces de llorar al escuchar una canción.


2 comentarios:

Θάνατος. dijo...

Escapar no está nada mal.
Así escapes de tu otra mitad o de ti mismo.

スウ dijo...

Ya no quiero escapar, quiero cortar el hilo de raíz que me une hacia lo demás.