Sonata a Kreutzer

"-¿Y no existe la reciprocidad?- preguntó el abogado.
-No, no puede existir- expresó-. De igual manera que no es posible que en una carrera de guisantes, dos guisantes se coloquen uno al lado del otro. Y, además de eso, aquí hay una realidad: que llegará el momento de la saciedad [...]
-Pero usted habla del amor carnal. ¿No cree en la posibilidad de que exista un amor basado en un ideal común, en una afinidad de almas?-dijo la mujer
-¡Afinidad de almas! ¡Ideal común!. Pero en ese caso, no hay porqué dormir juntos-disculpen mi grosería-. Las personas no se acuestan juntas por el hecho de tener ideales comunes-dijo él  y rió nerviosamente"*



 Yo no creo en el amor, al menos no en la concepción de amor que la gran mayoría tiene, siempre he tenido muy en claro que del enamoramiento al amor hay mucha diferencia. De un tiempo para acá he dejado de creer también en el amor como una utopía de cuentos e historias en libros. Creo que el amor tiene un fin, que solo es amor mientras se mantiene en cierta medida lejano y quizá hasta de un modo platónico; quizá el amor platónico es el único verdadero.

En una relación casi siempre los estadíos son: enamoramiento, amor, compromiso. Creo que del compromiso nace otro tipo de amor, un amor no lunático, un amor sin vértigo y con piso firme, por ello pierde la magia o se vive de ideales mágicos que en si ya se esfumaron. En conclusión: yo ya no creo en el amor.

Hace ya varios meses estaba decidida a comprar algo de Tolstói, en lugar de Ana Karenina o Guerra y Paz me decidí por Sonata a Kreutzer por su temática y mi modo poco común de ver las relaciones. Dicho libro toma su nombre de una canción de Beethoven.


Creo que para los hombres la mujer en su mayoría llega un punto en que no es mas que un cuerpo. Leyendo a Tolstói me doy cuenta que casi siempre es así, si no es que siempre, he escuchado los mismos "no se controla" de gente real, y sin embargo Tolstói hablaba de años ya atrás.  "Para Pozdnyshev, el protagonista de la obra, el matrimonio es una 'prostitución legal' " narra el reverso del libro. El protagonista narra como el enamoramiento surge de una abstención que hace ver a la mujer elegida como un ser casi perfecto, pero cuando eso termina ¿qué queda?; ¿qué diferencia hay de una mujer cuando es desposada a una prostituta? seguro muchos creerán  "a la esposa no se le paga" pero dado que al menos antiguamente y aun en muchos matrimonios el hombre es el que "mantiene la casa" ¿no es que acaso ese es el precio?.

En ocasiones hablan de la mujer como un perro y en otros puntos lo giran en total, la mujer se ha vengado del hombre desde un principio por su modo de ser tratada como objeto, prueba de ello es que el hombre trabaja para construir cosas que en su mayoría son para mujeres (esa es una de las ideas del protagonista). Otra cosa que maneja Tolstói es lo antinatural de las relaciones de pareja durante el embarazo y la lactancia, somos los únicos seres vivos que se plantean eso bajo la justificación de "relaciones por amor" lo que en parte se vuelve un juego de perversiones "abominable" nos dice Pozdnyshev, durante este tiempo la mujer se ve obligada a ser abominable y satisfacer lo que los médicos y la gente llama "necesidades básicas" de su esposo o en su caso dar por hecho que el hombre le será infiel.


"Lo más importante es que en teoría se cree que el amor es algo ideal, elevado y, en realidad, es algo ruin, vil y da vergüenza hablar de él y recordarlo. No obstante convierten lo vil y ruin en algo excelente y elevado. ¿Cuáles fueron los primeros síntomas de mi amor? Fueron aquellos excesos animales a los que me abandoné. Y no sentía únicamente vergüenza por ellos, si no que, por alguna razón, me sentía orgulloso de esta tendencia física, sin pensar ni en la integridad física ni espiritual de la mujer. 

Me admiraba y no entendía de dónde provenía nuestro odio mutuo, y la razón estaba bien clara: el odio no era otra cosa que la protesta del alma hacia la bestia que la oprimía".*


"Al principio los caballeros querían convencernos diciendo que adoraban a la mujer (pero de cualquier forma la miraban como un objeto del deseo). Actualmente aseguran que la respetan; le ceden el lugar; le recogen el pañuelo. Otros le reconocen el derecho de participar en el gobierno, etc. No obstante de toda esa parafernalia, su visión hacia ellas no ha cambiado: son un objeto del deseo. Su cuerpo es un medio para obtener placer. Y ella lo sabe."*

"Y aquí radica la peor aberración-gritó-. La depravación no tiene carácter físico, ya que ningún hecho físico es en sí una depravación, la verdadera depravación, está justamente en liberarse a sí mismo de toda relación moral hacia la mujer con la cual entablas una relación solo física"*



*Todos los textos atneriores son fragmentos de Sonata a Kreutzer de León Tolstói

2 comentarios:

Ambedo Lot dijo...

Al entrar a visitar tu blog, me recibió Satie. Qué perfecto.

Y cabe mencionar que no he leído a Tolstói, al menos no ahora.
¿Te ha gustado? Seguro que sí dado que has escrito sobre él y además, te ha puesto a pensar...
Tienes razón: El amor platónico se disfruta más, es más real.

Por cierto, soy la "Rikku" que te comentó hace unos días pero con otro blog.
Cuídate.

Suu dijo...

Literalmente me gustó menos de lo que esperaba pero tiene algo de parecer con sucesos de mi persona.

El leer tu comentario sobre Satie me alegra, esa pieza en especial me gusta mucho.