Fantasma, un ladrillo más en el muro

"Todo inició con una canción...

Moonlight Sonata - Beethoven

O quizá inició con un libro...

"El pájaro rompe el cascarón, el cascarón es un mundo, el que quiera nacer tiene que romper un mundo..."
Demian - Herman Hesse

¿Dónde quedó aquel vagón?...

Nuestro ferrocarril galáctico"

Aun recuerdo el inicio de aquel video al que titulé "Fantasma" hace poco más de un año, recuerdo todo pero ya no siento nada y eso me hace sentir ahora ajena de mi, pierdo mi identidad o se transforma, que es casi lo mismo a perderla. La "yo" del pasado me abofetea, me siento en la mesa de noche en esta mi habitación roja, Artemisa no aparece ya nunca en mi ventana, las cosas siguen cambiando y ahora me resumo a sentir como si el prozac abundara en mis venas, como si aun quedara huella de aquel inhibidor, como si aun no sintiese nunca nada mas que en fase máquina. 

Mi cuerpo se ha vuelto ventana, lo que siente mi exterior por dentro continua igual de vacío. Entonces:

  • Escucho "Fantasma" y tiemblo.
  • Pienso en ópera y me lamento.
  • Me he perdido durante noches enteras en los laberintos de Erik el deforme sin rostro que habitaba bajo aquel teatro, se mutan sus laberintos con mi sueño  repetido de vida de la chica rubia que muere bajo el teatro.
  • Oigo las primeras notas de Beethoven y su Claro de Luna y algo en mi se quiebra sin romper; lo oigo a lo bajo como la voz de mi consciencia gritándome mientras susurra a canto piano.

Moonlight Sonata causa en mi un efecto de ironía, pienso en esa canción como si fuera una persona, le huyo y le amo, quiero correr y al mismo tiempo quedarme. Porque escucharla me traspasa, me lleva al momento en que la escuché por primera vez completa, paredes grises, ventanas gigantes y entonces siento sin sentir, siento lo que sentía en aquel entonces y a la vez no siento nada, quiero tapar mis oídos o romperme a llorar con los ojos cerrados escuchando. Claro de Luna es el lago en el que me ahogo, está unida a tantas partes dentro de lo que soy y fui que forma una red gigante con hilos conectados a todo lo que hay en mi.

Me vuelvo un títere, huyo, me estaciono, me congelo, quiero irme y no puedo. Recuerdo una voz grave de otro "sin rostro",  de otro "sin nombre" al menos no uno no ficticio, recita un poema y yo solo pienso en las manos de su amada muerta tocando el piano a la luz de la ventana que da de frente; la ventana de frente me lleva volando al piano junto a la ventana antes de empacar todo en mi caja de metro cúbico y olvidarme a mi en la mudanza. La mudanza, antes de la mudanza aun había un "ahí", más paredes grises, más escaleras de mármol y ventanas gigantes. Claro de Luna lo gira todo.

"A long, long time ago"


Al llegar al pensamiento de las paredes grises no me queda mas que pensar en lo que me llevó ahí, en mi hermana diciendo que todos ellos leían ese libro mientras yo ya había tomado con aprecio entre mis manos aquella frase de Demian y el pájaro que vuela hacia Abraxas. Demian me recuerda a la clase en la que tuvimos examen de es libro, lo leí 3 veces más de lo que ya lo había leído, lo amaba lo suficiente desde antes como para verlo como un tesoro incrustado en mi alma mas que como una obra transformada en obligación. Demian como mi nuevo paradigma, Demian como el inicio de la marca de Caín en mi búsqueda personal.

"...Eres mi Demian..."


Demian me recuerda a los libros y los libros me recuerdan a la chica literaria, la chica literaria me recuerda a "Una noche en el ferrocarril galáctico" y eso sin duda me recuerda a Campanella.

"Demian (1919), por ejemplo, estaba fuertemente influenciada por la obra del psiquiatra suizo Carl Jung, al que Hesse descubrió en el curso de su propio (breve) psicoanálisis"*Al final todo está unido por un nexo doble; uno que me retuerce y me dispara cada vez que sin querer o queriendo llegan a mi en esas primeras notas. Y entonces, si me disparan, sangro.

Aquel video, ¿porqué recordé eso ahora?


"Nada te falta ni si quiera alas, solo te faltas tu a ti misma"

La frase final, la detonación, la deformación de Kafka en algo lanzado sin más hacia mi, hacia mi ser con jaula, sin alas y llave colgando del cuello que solo cierra y nunca abre nada. Franz Kafka me lleva a Kafka en la orilla, a su falso "Kafka en checo significa Cuervo", a el joven llamado Cuervo y Murakami, Kami, Kamikaze; y de nuevo todo gira y se voltea. 

Ahora lo transformo. 

¿Porqué recordé eso ahora? 
Debe ser por eso, por la soledad de los números primos. Por que la música me hace sentir, los libros me hacen sentir, mis sueños me hacen sentir, pero el mundo real me sume en anedonia mientras las personas reales me llenan de mutismo. 

2 comentarios:

Lain Sputnik dijo...

Todo se conecta de alguna manera y te lleva a rastros al principio. Conexiones siempre me dejan un raro sentimiento.

Suu dijo...

Todos estamos conectados. Todo es una extensión de lo que ya existe.

Como un sentimiento de dejavú, o a veces la sensación de ser tan pequeña que te vuelves infinita.