Viajes infinitos sin ferrocarriles galácticos

Un preludio sin jugarretas.
En resumen mi vida (como todas) no es más que una expansión del "todo" de un universo que forma y desfigura las memorias conscientes dentro del cerebro. Soy una ampliación de un tetris que encajo a mi antojo. Más que tetris, esto son piezas de construcción con las que edifico mis delirios del mismo modo que otros edifican vidas sabor.





Un poco de nada.
Creo que la gente es diferente cuando mira de reojo a cuando mira de frente; quizá de ahí radica esa manía de ver despertar a las personas, es como ver amaneceres de mundos individuales donde el oriente y occidente en muchos casos se traslapan y mutan. Concuerdo con Albert Espinosa y su mundo amarillo en muchas cosas, pero dos importantes son que la gente debería de ver despertar a las personas que sean más importantes para uno y que la gente debería viajar más con personas importantes. Los viajes crean hilos conexos entre las personas, instantes donde todos guardan un simple "eso".


Algo ya "nunca".
Se llama tocar pared (o caer al fondo), recuerdo entonces aquella historia; "fantasma me dice..." y ya son las diez menos cuarto. Fantasma se esfuma y yo pierdo la nota de vía de milagros. Fantasma cuelga, y lo que cuelga lo asesina; la llave cierra puertas no las abre, era eso, como siempre doble filo y con mi espada no quise nunca matarle si no matarme a mi misma, al final no era aquel filo si no el mío.


Interludio-nexo.
La gente debería viajar más y voltear a mirar las estrellas en otros cielos más o menos densos.

Los interludios fueron creados para respirar cuando algo así te quita el aire. Entonces, me resumo a ser solo canto inexistente, ¿perdido en el vacío o al vacío llegó?, quizá ambos son vacíos y no lo acepto; no acepto que todo esto es tan vacío desde el momento en que traté de estirarlo sabiendo que era papel y no liga. Ahora se parece más a la goma de borrar, entre más lo saco a pasear más desaparece y menos me queda, si planeo conservar algo dentro parecido a una forma original tengo que dejar de pasearlo, ¡Pero si es en su naturaleza libre de goma borra errores que tanto me gustó! ¿no sería entonces igual de erróneo encerrar todo aquello en una jaula sin horarios? Matarlo a pedacitos y a migas o simplemente dejarlo todo en el camino, lanzando las cosas parte por parte como zapatos impares en el camino de la carretera. O esperar, la espera. Los "porqué" con forma de cuerda de nudos diferentes, porqués que matan lento, porqués que torturan primero, porqués que solo logran asfixiar pero continuas viviendo.

Pero los nexos, los nexos fueron creados para unir, unir cosas que de otro modo jamás estarían unidas. Los nexos son en ocasiones un hilo rojo de palabras.


Para morir.
Porque las palabras si se esfuman, tienen coladeras, se suicidan, se cuelgan con nuditos de porqués, se toman pastillas de silencios y al final una remolacha le gana a la metamorfosis pájaro. No hay petirrojos ni niños luna cantando spider nada.



Y sobre el tren.
Se va, el tren se va, ya va siendo hora de subir de nuevo alrededor de noches infinitas. Y entonces solo digo ¿Viajes al infinito? solo con ferrocarriles galácticos, Campanella no bajará, hoy no, mañana quizá tampoco.

No hay comentarios: