Irrisorio

Todo ha continuado con ese ritmo espasmódico de pasos y aleteos alterables; quizá justo ahora yo también me encuentro ahí en aquel 1Q84 y las dos lunas que se asoman desde hace varias noches no son mas que un reflejo de una demencia causada al mundo o a mi misma.


"Un té sin te pero con me" me digo a mi misma bebiendo a sorbos pequeños mi té; "pronto empezará la nueva faena" me digo, y es que esta a punto de acabar el año del fin del mundo (uno de tantos finales de nuestra era). Entre broma y broma todos decimos  a voz baja "¿Y si en realidad morimos todos el 21 y esto es ahora el limbo?" y solo puedo pensar aquella frase "¿Y si la tierra no es más que el infierno de otro mundo?".

"Te estas suicidando" me dice ella y me mira con esa simpleza de psicóloga característica de ella; a veces la miro y la recuerdo tres años atrás diciéndome "Este es tu tiempo, si quieres puedes quedarte callada, si quieres puedes hablar, contarme lo que quieras, o llorar, también puedes gritarme, insultarme, no me ofenderé" a veces la miro tan apacible y tengo ganas de lanzarme y hacer daño. A veces solo quiero dañar a la gente, o al menos mi Mr Hyde quiere hacerlo.

Quizá yo también morí al pisar este año del fin del mundo, del mismo modo como muero cada año. Sería mejor si muriese y renaciese; si de alguna forma desapareciera quien soy justo ahora; pero aunque lo diga ya no lo siento (Eso también ha muerto). Pero los sentimientos son como neuronas, mueren y no tienen alma fénix. 

Sentados junto al mar, el mar me recuerda momentos de mis otras muertes en esta vida, recuerdo una hamburguesa llena de arena, recuerdo una sonrisa y un par de fotos, recuerdo lágrimas también, cuando aun las había; me hiela la piel pero debo seguir ahí como él sigue ahí, después de todo fue lo único que dijo "no se a donde vamos, solo quiero sentarme y mirar el mar", me detuve y me di cuenta que aunque a veces quiera causar daño siempre olvido que realmente puedo dañar a las personas. "Le estoy haciendo daño" pienso en la orilla temblando mientras cuento cada siete olas. Y lo vea como lo vea, esa es mi última imagen.

No, ya no busco desaparecer, tampoco le busco un sentido a seguir; yo soy mi propia jaula  y para salir de ella me desprendo de todos estos sentimientos adictivos que tengo sobre mi misma; quiero mirarla y preguntarle ¿Era eso el significado de la biodecodificación?, sonrío, me retumban las palabras que una vez me dijeron "Eres la única persona que conozco que dice odiarse a si misma y sin embargo siempre pone fotos suyas", creo que porque en mis fotos soy la "yo" detrás del espejo, y porque aquella persona frente a los pinos me dijo hace años "de nada sirve que tomes fotos si tu no estas en ellas, si no ¿cómo sabrás que estuviste realmente ahí?".

Dios por Dios es cuatro by Love of Lesbian on Grooveshark

Esta soy yo, una sobreviviente más de mi nuevo fin del mundo. No necesito nada más. A veces solo basta sentarse a la orilla del mar y temblar de frío mientras escuchas las olas ir y venir.

No hay comentarios: