Mis cachos de vida como tetris sin encajar.

Lo que más me gusta hacer es esconderme pero no esconderme de cualquier manera, me gusta esconderme para que nadie logre encontrarme; me viene a la mente aquella frase qué leí o vi "¿Te escondiste alguna vez por tanto tiempo que empezaste a creer que nadie podría encontrarte?" empiezas a dar vueltas sobre ti, preguntándote si es que eres muy bueno en el arte de el escondite o es que ellos simplemente se olvidaron de ti, el juego pierde encanto porque ya no es un simple juego, te han dejado ahí.

Me gusta esconderme para que nadie me encuentre, eso es porque no me gusta jugar, yo no juego al escondite, me escondo. No doy vueltas sobre mí preguntándome porqué no llegan, me quedo quieta, en silencio, esperando no ser notada.


Me pregunto si en algún momento esto no tuvo que ver con el infinito.

No hay comentarios: