Si te disparas, sangras.

Me pregunto cuántas veces al día llega a mi el deseo de desaparecer, ya no las cuento ¿para qué?; quiero borrar las migas de pan espolvoreadas tras de mi, todo lo que me une a este y ese mundo, a todos los "mundos"; quizá después de tanto estallido logre traspasarme a mi misma.

Quizá un día todo estalle y me vuelva loca en definición y contexto, nadie lo sabe ¿alguien lo sabe? ¿cuántas crisis sufres al día? ¿qué es una crisis?, sus voces chirrían en mi mente, "¡Qué se callen todos de una vez!" los agudos de las voces de las personas me taladran, "¡BASTA!", las risitas de los niños, los autos que pasan, los pensamientos acumulados, los ecos que repiten una y otra vez cada horroroso sisiseo aterrador torno a mi, "CÁLLENLOS, que alguien los calle", "háganlos parar" "por favor" "por favor".

No lo entiendo, nadie entiende porque nadie sabe, por eso tampoco yo lo entiendo, no lo se.

Ya es de noche, oscurece. Detengan la luna, díganle al sol que de media vuelta, eso solo hará que todo empeore, "Porfavor" "Porfavor".

Sus rostros deformes en mi mente repitiendo sus voces retorcidas con sus gestos también deformes, me hablan, me dicen algo, ¿Porqué no pueden irse ya? ¿Porqué no pueden dejarme? "Váyanse", aléjense de mi, ustedes y sus rostros deformes.

"Si no hay voces no hay ecos" Me digo a mi misma mientras las paredes se avalanchan en cascada sobre mi. "Si no hay voces..." "váyanse", vaivén, más vaivén, todo viene y va, ¿y si hago más ruido torno a mi? ¿y si mi ruido es más alto que su parloteo en mi cabeza de ecos retorcidos que no pronuncian nada?, quizá deje de pensar o quizá se anexe a todo ello una voz más, la mía quebrada. No, esa no existe.


Si mi mente dejara de cantar mientras piensa
Si mi mente dejara de pensar mientras canta
Si mi mente dejara de partirse en tres mil memorias mientras dice "calla"
2, 4, 6, 8 se sigue partiendo, a cachos... a más cachos...


Ya no hay palabras verdaderas, no hay palabras solo ecos de un demente.

No hay comentarios: