No hay mas noches de julio pero si luna.

Esta noche el suelo cae, como todas, mas que todas. Esta noche no bastará creer que aun falta porque ya todo esta sobrando.

Ya había olvidado que cuando las cosas están en ese punto en que puedo volver a sonreír, en ese punto en que el aire es respirado con tranquilidad y quizá ya quiero respirar, siempre, siempre todo cae.

Está cayendo a larga distancia de esta línea temporal y ya no soy capaz de mirar. Sabe a caos. Lo huelo cerca, como un aroma a rosas muertas inundadolo todo desde ahora.

Y ahora aquí ...

Duermo junto a una pared o quizás la pared duerme junto a mi, hay Insomnia sin Oniria a largas horas de la noche, deambulan en mi sangre restos de nada. Oniria no ha encontrado aun a mi Insomnia, no conectarán bien, mucho menos serán un mismo ser. Solo les queda los equilibrismos en los cables de luz sin lucidez.

Es noche azul y no hay reencuentro inesperado, no lo veré. Mi insomnia seguirá sola, deambulando entre lo no onírico, quizá entre las letras de un poeta que habla de poetas.


¿Para qué volver a un sitio perdido en el tiempo? Ya no queda nada.

No hay comentarios: