Me gusta creer que no te creo

Hueles a café y a delirio muerto, sabes a taxi semi-vació y sal de lágrimas en las mejillas, como un susurro de violentos sentimiento que zumban en mi aire. Quiero derretirme pero soy fuego; ¿habrá acaso algún valiente que quiera arriesgarse a volverme plasma?. No, no quiero ver y aun así la cinta está atada a mis ojos para que jamás logren cerrarse.

Basta daniela, solo deja de sentir, no es tan dificil como tu lo crees, es tan sencillo como un adiós y una que otra mirada evasiva, tal ves un par de corazones rotos más; si, mas allá de esos "cuatro", tal vez cinco, o seis, o destruir mundos enteros y renacer de sus cenizas.

Huelo a miedo y a temor insano, huelo a voces y a recuerdos semi-censurados, huelo a huida...

Corre dani corre, más rápido que tus voces, sube, baja, brinca, huye, sigue corriendo, ellas te alcanzan, rozan tus talones, las estoy viendo, ríen tras de ti, no te dejes alcanzar, no dejes que ellas te dominen... almenos, no más.






Hoy decido tirar mi última droga al caño, si eres tu la que me a estado dañando tanto, bien, acabaré contigo..

No hay comentarios: